La vida te da sorpresas

¡¡Hola a todos!!
 
En primer lugar os tengo que pedir disculpas, me comprometí en el primer post a hacer un segundo post en 15 días, podría poner mil y una excusas... Que me redujeron el presupuesto, que el lanzamiento del producto se aplaza, que han cambiado la dirección de la compañía, un silencio absoluto y no decir nada, pero no, no pondré ninguna de las excusas del sector, solamente no me apetecía. ¿No habéis tenido nunca en vuestra profesión la sensación de que os toman el pelo? O, ¿no os ha pasado nunca encontraros en una situación que no has sabido reaccionar?
 
Al hilo de reacciones... Hubo una temporada bastante larga en que cada semana cogía el avión e iba 2 días a Madrid. Ahora no lo haría cada semana, tengo niños. Como os decía, cada semana cogía el avión y me iba a Madrid con el puente aéreo, y como eran tiempos de bonanza muchas veces para volver antes, iba en business.
 
Un día subo al avión con el asiento 4C, el que da al pasillo, y veo que en el 4A se encontraba un señor sentado, le digo buenas tardes, no me dice nada, y procedo a dejar mi cartera de Piquadro en la parter superior. Abro el cajón y me encuentro tendida una americana que ocupaba todo el pequeño comportamiento de los asientos, ¿cuál fue mi intención? Doblar cuidadosamente la americana. En aquel momento, el señor que estaba en el 4A que ni me había saludado, se levantó hecho una furia preguntándome que qué hacía, y con un fuerte golpe me cerro el cajón en mis narices y se volvió a sentar sin dar ninguna explicación.
 
Yo, Joan Mañá (1,90m, quizá ahora un poco menos), me senté en mi asiento sin poder decir palabra y me pasé todo el vuelo con la cartera de Piquadro en mis rodillas. Desde aquel día soy un fan de Willie Colón y su canción: "la vida te da sorpresas...", título de la canción: Pedro Navaja. Os la recomiendo.
 
 
Próximo post en 15 días o un poco más (si me apetece).
 
¡Tened salud!

You have no rights to post comments